top of page

Formas del hacer


Gente Khasi, de Meghalaya, India



Desde hace un tiempo estoy dando una mano a Heide Goettner Abendroth con la publicación de su obra magna, "Sociedades matriarcales del presente". El libro estaba traducido al español, pero la autora quería publicarlo en una editorial de América Latina, para que pudiera llegar más fácilmente al público no europeo.

 

Se trata de un texto que cuenta la historia de las diferentes organizaciones familiares, sustratos culturales, sistemas económicos, formas de resolver disputas y de llegar a acuerdos, reinantes en mundos que se mantuvieron al margen de lo que podemos llamar capitalismo tardío, aunque también podríamos denominarlos de otras formas: patriarcado, Occidente, etc.  

 

En 1978 Heide formuló un esbozo de la teoría que le permitiría distinguir la paja del heno. Donde los estudiosos de la academia veían una máscara de asimilación, Heide descubría delicados mecanismos de ajuste para mantener con vida las antiguas costumbres. Cuando se encontraba con un pueblo de fama agresiva, no lo descartaba asumiendo que lo matriarcal no crece en terreno belicoso, y lograba contemplar lo autóctono detrás de la coraza.

 

A través de la descripción de sociedades indígenas de tan diversas latitudes como América y la Polinesia, Heide desafía nuestros paradigmas de cómo un grupo social puede organizarse. Nos enseña a desconfiar tanto de los delirios jerárquicos como de la inocente utopía de una igualdad sin roles, peligrosa porque parece satisfacer una sed de alternativas que sólo pueden abandonar el plano imaginario cuando nos deparamos con la necesidad de la puesta en práctica.

 

La autora aborda dos primeros grandes pasos: una mirada crítica de las investigaciones matriarcales preexistentes y a continuación la formulación de una definición estructural de matriarcado que organiza los fragmentos de sociedades pasadas y presentes. Sin embargo, Heide establece otros pasos abriéndonos el campo hacia la futura tarea: un tercer gran momento de estudio será la revisión de la historia cultural de la humanidad a la luz de esta definición estructural; a continuación es preciso develar cómo surgieron y se diseminaron tan extensamente los patrones patriarcales; por último, seguir el rastro a las huellas de la historia patriarcal para encontrar los padrones matriarcales subyacentes, rescatar desde abajo una historia marginal que aún en condiciones adversas preservó antiguas y duraderas tradiciones.

 

El mundo cambió desde que Heide empezó a estudiar y a conocer in situ estos pueblos. La imagino caminando a toda velocidad en un suelo irregular, a punto de ser aplanado por la globalización de las tecnologías y costumbres. En el pasaje al tercer milenio Heide construye un puente, salvando los relatos que sin su labor pasarían desapercibidos. Los escuchamos porque sus oídos fueron oportunos y agudos para traer esa sinfonía de universos alternos, tentadores para la imaginación utópica, pero sobre todo preñados de un pragmatismo que nos incita a poner manos a la obra en la construcción de nuestro lugar.

コメント


bottom of page