*

Escribo. Todas las semanas. Al principio, la mayor parte de los textos parecían tener un único destinatario (las cosas que te decís escribiendo pueden ser sorprendentes); pero desde que empecé a compartirlos, se transformaron en punto de encuentro con el mundo.

Juguetes

Sentaet custom tour, por Coté Escrivá Voy a todos lados con mi visión láser. Es un juguete que te permite ver las oportunidades, o inventarlas. La vieja incógnita emerge nuevamente: si las cosas existen antes de que estemos nosotros ante ellas para percibirlas (antes, después, alrededor…). Por lo pronto, con mi juguete reconozco algunas oportunidades. Llego con toda la atención puesta en eso, no hay nada de espontáneo en la cuestión. Pero no me apena ser tildada de calculadora. La oportunidad siempre precisa dos partes, y las que yo detecto tienden a ser útiles para ambas. Entonces me siento realmente bien. Mi juguete láser sólo anda cuando estoy de buen humor. Si en algún momento me dispers

El pico y la pala

Machine pictures, de Schamberg, Duchamp, Ray y Picabia ¿Hasta qué punto se experimenta un sentimiento como resultado de un acontecimiento? En mi experiencia, cada día que pasa la pelota está más en mi cancha: cómo me siento es en gran parte un a priori voluntario. La satisfacción puede no ser algo que te ganes, que llegue al final de una larga jornada como premio de mil esfuerzos, sino una actitud no condicionada. ¿Será que al prepararme de tal forma modifico la naturaleza prístina de la experiencia? Por ejemplo, privándome de la entrega a los sentimientos resultantes de un hecho desafortunado. Es posible. Pero por otro lado gano entrenamiento en el arte de construir una predisposición. Enfo

El lastre de las miradas

Conjoined twins, de Stephen Berkman A veces me olvido, y no quiero que me pase más, de la limpidez del mensaje personal, en el cual uno escribe y el otro lee, sin el ruido de las opiniones ajenas, sin la interferencia de la mirada de otros. En mi opinión, cuanto menos condicionamientos mejor, y un vínculo cuya vida transcurre en público tiene más chances de sufrir la coerción del entorno. Cuando estamos en el ágora de las redes sociales, nos miramos con segundas intenciones, o intercambiamos distintos grados de afecto, pero no llegamos a encontrarnos a solas, tal vez porque no hay mucho más para compartir. En ese caso, nuestro vínculo es un anzuelo para otros vínculos, o un juego que se muer

Agente del capricho

El poder de esa mirada, de Renata Schussheim Lamento em ti não as tuas penas, mas as tuas lamentações. DeRose La incondenable tradición del lamento. No hay manera amable de corregir al lamentoso: encima de que ya tiene sus penas, vos venís a sumar tu granito de arena a su infelicidad. Pero si tu rol es enseñar, o sea, te dedicás a corregir a tus aprendices, necesitás hacer esas intervenciones agrias. La próxima vez que me queje de algo, voy a intentar escuchar con atención la réplica del que me señala como quejosa, y voy a hacer un esfuerzo máximo para cambiar de canal en el momento, reconociendo el doble trabajo que tiene mi interlocutor de apuntar el error y de exponerse a la posibilidad d

Entradas

Archivo

  • Black Facebook Icon
  • Instagram Social Icon