*

Escribo. Todas las semanas. Al principio, la mayor parte de los textos parecían tener un único destinatario (las cosas que te decís escribiendo pueden ser sorprendentes); pero desde que empecé a compartirlos, se transformaron en punto de encuentro con el mundo.

Resina

Vislumbre de Étant donnés, de Marcel Duchamp Este escrito precisó tantas gotas acumulativas de experiencia para decantar. La escritura es como la savia que se vuelve resina, que a su paso atrapa reminiscencias de corteza, pequeños seres, inmoviliza y eterniza unas formas. Como sucede en la película Jurassic Park, yo imagino que puedo penetrar la resina y extraer el ADN del mosquito. Soy capaz de recuperar la vida de las formas eternizadas y volverlas sustancia otra vez, sacarles más jugo. Revisito mis ideas, aun con el temor de repetirme. Tengo un amigo que sospecha que todo se acaba. Que en algún momento se va a apagar el chorro, que ya no habrá nada que decir, o al menos no en formato escr

Signo de los tiempos

Sello postal: flor del clavel del aire Sumamente leve y no exento de belleza, no necesita suelo. Absorbe lo que necesita del aire, pequeñas partículas que flotan en la atmósfera le sirven de alimento. Me gusta imaginar el origen de ese polvo: el excremento de un insecto, un pedacito de ala, la tierra de las macetas urbanas arrastrada por el viento, la ceniza de un cigarrillo, la caspa… y que todo ese rejunte sea alimenticio para cierto ser, habitante de las alturas, colgante y que incluso sabe dar a luz una flor. El clavel del aire no migra, pero da la impresión de apegarse lo menos posible al elemento que aferra. Me pregunto cuál es la necesidad de agarrarse, en la wikipedia dice que usa su

Blues

Espejo del cielo, de Anish Kapoor Flores, bichos, hojas. Generar la escritura en medio de una tristeza inmensa. Una desagradable sensación de injusticia, que al fin desnuda su estupidez. La noción de justicia no es compatible con los amores y desamores. ¿Cómo exigir al despechado que actúe de manera justa, o al agredido que no se defienda? En un mundo ideal, el despechado se lame sus heridas hasta que surge la costra, sin infectarse; el agresor pide disculpas, el agredido perdona, el vínculo continúa o se interrumpe, sin la emergencia de nuevas oscuridades. En un mundo ideal yo duermo una siesta y todo pasa, todo queda, se vuelve transparente. Esta sensible belleza atardecida borra todo el m

Infinito

Western motel, de Edward Hopper Miro por la ventana, veo las escamas del edificio de la esquina. Un gran dragón adormecido, por tantas décadas que se ennegreció de hollín. Si se moviera, quién sabe qué color renacería bajo esas tejas-escamas. Una paloma hace equilibrio entre las molduras, es incómodo estar ahí, y me pregunto qué hace, por qué no se va a una cornisa más sobresaliente, pero tal vez esos lugares más confortables ofrezcan amenazas, una ventana que se abra súbitamente, otro ser que dispute ese espacio vital. Elige entonces las molduras redondeadas, poco sobresalientes, que la obligan a estar inclinada, con la cabeza gacha. ¿Pensará desovar en ese lugar imposible? No parece, apena

Entradas

Archivo

  • Black Facebook Icon
  • Instagram Social Icon