*

Escribo. Todas las semanas. Al principio, la mayor parte de los textos parecían tener un único destinatario (las cosas que te decís escribiendo pueden ser sorprendentes); pero desde que empecé a compartirlos, se transformaron en punto de encuentro con el mundo.

Narrativas matriarcales

Collage de Max Ernst Cuando doy una charla sobre matriarcalismo, cuando escucho charlas de otres sobre el mismo tema, la pregunta invariable es cómo hacer para cambiar. Y mi sensación es que hay que hacer de todo, una lista infinita de pequeños y grandes cambios. Entonces pienso cómo podríamos reformular esa pregunta para que mueva a la acción, en vez de a la parálisis por lo inmensurable de la faena. Me rebota la pregunta recargada: cómo puedo hacer algo yo. Dice Rita Segato, antropóloga argentina, “el trabajo de los intelectuales es donar palabras, colocar nombre a la experiencia que otras personas tienen, una experiencia que ya está en el mundo, pero sin nombre”. Yo pienso que para que e

Percepción-intención

Imagen del espectáculo Carmina Burana, de la Fura dels Baus A veces, una marejada de sensaciones te inunda. No podés darles forma, apenas sentirlas. Intentás clasificarlas, les pedís explicaciones, pero es inútil. Como no te bancás la falta de sentido les ponés un nombre, se lo contás a alguien (imposible contar sin nombrar) y pensás para tus adentros que las estás traicionando, que las distorsionás al encasillarlas. Pero es más que eso. Al encasillarlas las creás, en cierta forma. Quién puede vivir sin un nombre? El verbo dota de existencia, e inevitablemente se trata una existencia condicionada, moldeada por vos. En el pasaje de marejada de sensaciones a cosa designable con un nombre se co

Des-propósito

Exhausted lovers, de Hokusai No tener propósito, ¿es no saber lo que querés? ¿Cuándo encontrás un propósito? ¿Será cuando que empezás a interpretar el pasado y a trazar las líneas del futuro a partir de eso que ya sucedió? ¿O, por el contrario, cuando te imaginás el provenir con un sentido distinto al de la trayectoria recorrida? Le temo al encierro, al momento en que el compromiso se vuelve carcelario; a caer en la propia trampa de la coherencia, de seguir una ruta previamente trazada por miedo a dispersarse con los encantos que surgen en el trayecto. Si nada de esto te resuena, no hay duda de que tu propósito fue bien construido. Si algo de esto hace eco, entonces tal vez exista otra forma

Lo mejor de dos mundos

Cartel en los baños para personas no binarias, en la universidad vasca ⎼¿Qué estado te gusta más, la pareja o la soltería? Silencio. ⎼¿…Tengo que elegir? ⎼Obvio. Una o la otra. No se puede tener todo. ⎼¿Por? Me encanta tener pareja. Me encanta estar con alguien que conozco, compartir esa complicidad y esa descontracción que sólo tenés con las personas con que viviste muchas experiencias. Sentir un amor que crece con cada acto, que se manifiesta en los gestos cotidianos, que hace de cada pequeño signo una oportunidad de encariñarse más. Me gusta dormir sola y saber que tengo pareja, que hay una persona en otro lado a la que puedo extrañar, y que en breve voy a reencontrarla. Me gusta también

Entradas

Archivo

  • Black Facebook Icon
  • Instagram Social Icon