*

Escribo. Todas las semanas. Al principio, la mayor parte de los textos parecían tener un único destinatario (las cosas que te decís escribiendo pueden ser sorprendentes); pero desde que empecé a compartirlos, se transformaron en punto de encuentro con el mundo.

Belleza y fealdad de un cuerpo

Fotografía de Ben Zank La filosofía está siempre inscrita en un cuerpo. Cuánta inspiración puede caber en un cuerpo. Cuánta transmisión puede entrar en un gesto. Cuando se escribe, se pone en palabras lo que el cuerpo atraviesa, antes o durante la escritura. No existe teoría sin práctica. Muches intentaron sacarse de encima este saco de pulsiones como si fuera un lastre. Habrán conseguido como máximo una disociación pasajera, con un recrudecimiento posterior de síntomas, que son verbalizaciones físicas. El cuerpo se prepara, se afila como un cuchillo, reluce como una manzana. Hay un precio que se paga por el abandono corporal: es el alejamiento de lo sensible. Crece una capa entre lo que per

Ropa exterior

Eva La fuerza, de Nicola Constantino ¿Alguna vez te dio curiosidad ese hábito que agrega a la piel otra piel, que no abriga e incluso dificulta la respiración, como es el caso de los corpiños? Empecé a preguntar a mis amigos por qué usaban calzoncillos. Varios que suelen llevar prendas más flojas habían optado desde hace tiempo por prescindir de ellos, pero la respuesta más escuchada fue que “sin calzoncillo, molesta”. Ciertamente los genitales masculinos se mueven, cambian de estado a lo largo del día. La misma contestación escuché de boca de chicas con bellos pechos prominentes. Me llamó la atención que una parte del cuerpo “moleste”, y pensé que probablemente sea la falta de costumbre. Co

Pérez

Las puertitas del Sr. López, de Carlos Trillo y Horacio Altuna ¿Quién es Pérez? ¿Quién es Vázquez? Debe haber un montón de nombres en la lista, pero posiblemente en tu cabeza apareció la silueta vacía de un varón desconocido. No de una mujer, ni de una persona transgénero: de un varón. Hablar incluyendo a todes tiene su costo: la melodía del idioma te sorprende, hay disonancias, como cuando escuchás por primera vez el disco innovador de tu banda favorita. Puede ser que te parta la cabeza, pero lo más probable es que no te guste tanto como los que escuchaste cientos de veces. Es una característica de nuestra percepción (a veces estoy tentada de llamarla simplemente error de fábrica), que nos

Desenmascarando la moda (así me enseñó la vida)

Fotograma de la película El planeta salvaje Las uñas bien cortitas. Las uñas largas se enganchan, se rompen, molestan en el contacto con les otres, en la caricia y en el agarre. La barba inexistente o crecida, porque tanto en el primero como en el segundo caso puede lograrse suavidad en el contacto. La barba de tres días, durante los besos, puede lijar la cara de les otres. El pelo, de una longitud suficiente para el agarre (puede ser dos centímetros, pero que haya algo), y si es con un peinado, que permita hundir los dedos en la raíz. Estos dedos pueden salir por el mismo camino por donde entraron, no hace falta rastrillar. El perfume corporal… digamos que es preferible olerlo que comerlo.

Todas las músicas

Instalación de ROSO No me quejo. Yo me lo busqué, al fin de cuentas. Eso no significa que no cueste, pero estoy en el baile que quiero, cuidándome muy bien de no encontrarme de pronto en la incómoda situación de moverme a un ritmo que no me inspira. Se puede sostener la mirada, la conexión con cualquier compañere, siempre que la música te mueva. Cuando eso no sucede estás como un pez fuera del agua. Y es sorprendente cómo les seres humanes podemos vivir en esa situación, amoldarnos a un hábitat hostil, eternizar esa incomodidad incluso pudiendo optar por volver a danzar nuestra música preferida. Inventamos un montón de excusas para ir contra nuestra propia corriente, una de ellas es que el e

Entradas

Archivo

  • Black Facebook Icon
  • Instagram Social Icon